Aaron Lieber

Cinematógrafo y cineasta de surf

Aaron Lieber es un cinematógrafo y cineasta premiado de surf, radicado en Oceanside, California. Trabaja con los mejores atletas del mundo incluido John Florence, Kolohe Andino, Mick Fanning, Bethany Hamilton, Rob Machado, Carissa Moore y Alana Blanchard.

"Solo lo enciendo y funciona, rápido."

Estado de flujo: Detrás de la acción del cineasta de surf Aaron Lieber

Desde muy joven, Aaron Lieber supo cómo aprovechar sus fortalezas. De manera innata, se sintió atraído por el aire libre, los deportes y el cine, y usó esta pasión para impulsar su primer trabajo: filmaciones de sus amigos haciendo patinaje, surf y snowboard. Durante sus años escolares en la adolescencia, los estudiantes tenían la opción de presentar un trabajo como un documento escrito o un video; la decisión era obvia, esto ofreció a Lieber otra oportunidad de desarrollar sus habilidades como cineasta. Acumuló gran cantidad de trabajo mientras aprendía de manera autodidacta a usar Final Cut Pro®, técnicas de rodaje, escritura de guiones, dirección y cómo contar una historia mientras realizaba una combinación de películas de acción y narraciones cinematográficas escolares. Con el tiempo, estos nuevos pasos lo llevaron a realizar una pasantía con el editor en línea de la revista TransWorld Surf Magazine justo cuando la banda ancha comenzó a llevar el consumo de medios basados en Internet a la tendencia mayoritaria. Inspirado en su pasantía y con solo 20 años, Aaron decidió hacer una película de surf. Creó una propuesta y emprendió el camino obligatorio de los rechazos hasta que, por fin, un grupo dijo que sí. Con poco presupuesto, se embarcó en un viaje desconocido para hacer una película de surf de una hora de duración. Lieber viajó por el mundo filmando mientras hacía malabares con 15 unidades cada semestre, logrando al mismo tiempo duplicar su presupuesto inicial. Se graduó de la universidad en 2004 con la finalización y el estreno de su película solo dos meses después. Diez años más tarde, y luego de muchas mejoras en su flujo de trabajo y equipo, no ha dejado de hacer películas de surf. "“Hice surf competitivo en la universidad y la secundaria, pero no era muy bueno”, menciona Aaron. Es uno de los motivos por los que quería hacer películas de surf. Es increíblemente diverso y muy interesante, además, me atrae mucho el deporte y el océano. En mi opinión, lo mejor después de ser atleta es hacer películas sobre ellos. Pero si lo vas a hacer bien, necesitas las herramientas adecuadas y debes concentrarte."

Llevando G-Technology al mar

La concentración juega un papel importante en la vida de cualquier profesional creativo, pero es difícil imaginar que sea más notorio que en el mundo del surf. Los atletas que se deslizan sobre las olas hablan de estar en un “estado de flujo” de concentración casi perfecta, una zona mental en la que el tiempo avanza lentamente, la consciencia sensorial se expande y el cuerpo responde instintivamente a las decisiones de vida o muerte.

En el agua, tan cerca de estas superestrellas del surf como puede estar, Aaron confiesa que quizás no comparta el estado de flujo de estos sujetos, pero tiene una zona de enfoque similar para su trabajo detrás de cámara. Desde luego, nada tiene más inmediatez que atender los controles de su cámara y la calidad de la captura de las imágenes, pero este enfoque también se extiende más allá del agua al momento de proteger sus videos conseguidos con esfuerzo. Como cineasta, Aaron no puede tener un oficio sin capturas, pero tampoco tiene una carrera sin su contenido. Conservar y administrar sus filmaciones lo es todo.

Al principio, Aaron grabó en película, luego migró a cintas miniDV. A medida que aumentaban las resoluciones, los códecs y las expectativas de calidad del mercado, el flujo de trabajo de almacenamiento de Aaron tenía que mantenerse al día. Dio el salto a lo puramente digital. De alguna manera, eso facilitó las cosas, pero no cambió el hecho de que a menudo dirige un espectáculo unipersonal. Filma, dirige, edita; hace todo. Como resultado, cada faceta de su flujo de trabajo que puede hacerse de manera rápida, sin inconvenientes y simple debe hacerse así.

Uno de los aspectos más difíciles de su flujo de trabajo tradicional ha sido la migración de datos de medios de cámara a la edición. Luego de trabajar durante años de experimentación, ahora Aaron estandariza sus soluciones de almacenamiento Evolution (ev) Series de G-Technology®. Ni bien vuelve a su habitación del hotel, Aaron conecta sus tarjetas flash al lector de tarjeta de su computadora portátil. La computadora portátil copia las tarjetas a unidades G-DRIVE® ev de 1 TB o 2 TB a través de USB 3.0. Por seguridad, realiza una segunda copia idéntica en otro conjunto de unidades G-DRIVE ev.

"“Me gustan los productos G-DRIVE ev porque son pequeños”, dice Aaron. "Puedo llevar un montón de ellos en mi equipaje de mano, lo que puede ser un gran problema cuando estás de viaje durante seis u ocho meses al año. Viajar de la forma más ligera y eficiente posible es la clave del éxito."

Sin embargo, viajar de forma ligera no significa viajar con menos equipo, al menos no en términos de capacidad. Aaron suele tener al menos 10 TB de G-DRIVE evs en un trabajo y rara vez siente que sea excesivo. Normalmente filma con cámaras 6K RED DRAGON® y, aunque trata de no abusar de la cámara lenta en sus películas, descubre que filmar a 72 FPS frece mucha flexibilidad creativa, ya que retrocede a las velocidades de reproducción estándar de manera más limpia. La solución intermedia, por supuesto, se basa en la recopilación masiva de datos.

"“Básicamente, 1 GB es como el archivo más pequeño que estoy filmando”, dice. "Es solo unos pocos segundos. Es una locura. Pero cada cuadro es una foto, por lo tanto, si está enfocado y es nítido, puedo sacar esa imagen y venderla o usarla para fines de medios de comunicación en torno a la producción."

A diferencia de la mayoría de los miembros de G-TEAM, Aaron no suele tener clientes que esperen un cambio radical casi inmediato del contenido en el campo. Más bien, tiene tiempo de acumular terabytes de contenido nuevo. Solo una vez que regresa a casa, Aaron aprovecha el último gran beneficio de Evolution Series: la velocidad de la conectividad Thunderbolt™. Incluso si no tiene colegas que lo vigilan de cerca por los dailies, Aaron todavía tiene un negocio que administrar, y el tiempo que pasa esperando sigue siendo una pérdida de productividad. Al conectar sus discos ev en G-DOCK ev® con tecnología Thunderbolt, Aaron puede producir en horas lo que potencialmente habría tomado días con una conexión más lenta, y la carrera de edición puede comenzar.

Almacenamiento inmenso

Desde 2010, mucho antes de convertirse en embajador de G-TEAM, Aaron ha hecho de G-Technology su marca preferida para el almacenamiento. Otras etiquetas de almacenamiento han ido y venido, más por circunstancias que por elección, pero el resultado final es que su oficina ahora cuenta con más de una docena de unidades G-DRIVE. Los tamaños varían de 1 TB a 8 TB. Básicamente, cada disco se convirtió en una especie de cápsula del tiempo para su trabajo. Aaron usaba un disco USB para hacer copias de seguridad hasta que se llenara su capacidad, con lo cual le ponía una etiqueta con un rango de fechas, y luego comenzaba a llenar un nuevo disco.

Como Han descubierto muchas otras microempresas, esta estrategia de “la cápsula del tiempo” apenas funciona. Con demasiada frecuencia, las copias de seguridad no ofrecen protección RAID u otras formas de redundancia, por lo que si perdiera un disco de alguna manera, los datos de este desaparecerían para siempre. Reconoce que su última década ha sido una forma de ruleta rusa de almacenamiento. Incluso si, como dice, “G-Technology hace que sus discos sean de categoría empresarial, no de consumo habitual”, las leyes de probabilidad no se pueden eludir para siempre. Las prácticas seguras dictan un mejor enfoque de copia de seguridad a largo plazo.

A principios de 2015, Aaron invirtió en un G-SPEED® Studio XL. Con ocho discos de clase empresarial de 8 TB, el G-SPEED Studio XL de 64 TB dedica uno de sus discos a la redundancia RAID 5, lo que proporciona a Aaron la tranquilidad necesaria para evitar accidentes sin sacrificar el rendimiento necesario para la edición. Garantizar la confiabilidad, dice, siempre debe ser la principal prioridad, porque un profesional no puede funcionar de manera eficaz si está preocupado por la pérdida de datos.

Sin embargo, inmediatamente después de la confiabilidad viene la velocidad. Aaron aprovecha al máximo la conexión Thunderbolt 2 de 20 Gbps de G-SPEED Studio XL, que es imprescindible para gestionar proyectos HD de multitransmisión. Sin embargo, ya sea para la producción, la edición o las copias de seguridad, esta actualización ha tomado lo que solía ser un cuello de botella en el ancho de banda de almacenamiento de Aaron e hizo retroceder el punto de congestión de su flujo de trabajo a su estación de trabajo de edición. Por ahora, está contento con esto, ya que las tareas que últimamente han llevado horas se han reducido a minutos.

Aaron, amarillo
Aaron despreocupado
Aaron excursionista
Aaron patinador

Mantener el enfoque cerca

A pesar de que Aaron Lieber disfruta del flujo de trabajo de G-DRIVE ev y G-SPEED Studio XL, ha estado navegando en la corriente de la cinematografía el tiempo suficiente para saber que eventualmente necesitará más. Ya reconoce que, a su ritmo actual de acumulación de datos, necesitará otro G-SPEED Studio XL en algún momento de 2017. También anhela las próximas soluciones en Evolution Series que aumentarán su eficiencia en el campo. Sin embargo, sin importar cuáles sean sus necesidades, Aaron se siente seguro de poder atar su tobillo a la tabla de surf de G-Technology.

"“He tenido una variedad de otros discos por muchas razones”, menciona. "Me gusta el aspecto y la sensación que da al usar G-Technology, por supuesto, pero de alguna manera también se las arreglan para mantener un alto nivel de calidad al mismo tiempo que siguen siendo asequibles. Quiero decir, literalmente, nunca he tenido un problema con G-Technology. Con otros discos sí, pero no con G-Technology. A fin de cuentas, eso es lo que importa."

Aaron también aprecia la simplicidad de las soluciones de G-Technology. Si bien no es ajeno a los aspectos técnicos de la cinematografía, no tiene paciencia para leer manuales. Comenta que con las soluciones de G-Technology no tiene que hacerlo. "Solo lo enciendo y funciona, rápido."

La simplicidad, la confiabilidad y la velocidad permiten a Aaron mantener su atención fuera de la mecánica de su negocio y centrarse en su flujo creativo. Se asegura de rodearse de socios que comparten las mismas prioridades y que siempre se esfuerzan por ayudarlo a hacer mejor su trabajo.

"“De todas las marcas que conozco, G-Technology siempre impulsa la innovación”, insiste Aaron. "Fabrican nuevos productos para ayudar a administrar esta recopilación masiva de filmaciones mientras estás de viaje. Sí, sus productos pueden ayudar a los grandes cineastas, pero también se preocupan por los pequeños cineastas. Hacen las preguntas correctas y crean soluciones para resolver mis problemas."

Los miembros de G-Team son líderes en sus respectivos campos, quienes utilizan los productos G-Technology en sus vidas laborales diarias. Se compensa a los miembros de G-Team por su participación.

Los discos duros externos de G‐Technology funcionan como un elemento de una estrategia general de copia de seguridad. Se recomienda que los usuarios tengan dos o más copias de sus archivos más importantes guardadas o almacenadas en dispositivos diferentes o en servicios en línea.

Más embajadores de G-TEAM