Simeon Quarrie

Narrador, director, fotógrafo y cineasta

Simeon Quarrie se dio a conocer con sus representaciones dramáticas e icónicas de bodas indias. En la actualidad, implementa las mismas habilidades cautivadoras para la narración visual en el marketing empresarial.

"Comencé a trabajar solo cuando era un muchacho joven para luego pasar a formar parte de un equipo de narradores. Me encuentro en este viaje alocado trabajando con algunas de las empresas más importantes en el mundo. Las estrategias inteligentes y los proveedores de almacenamiento como G-Technology nos ayudan a seguir creciendo."

En el piso 32 de One Churchill Place, uno de los monolitos de acero y vidrio más nuevos e impresionantes con vista al río Támesis, el videógrafo de bodas Simeon Quarrie tragaba saliva nervioso mientras un jefe del departamento global del banco Barclays le hacía señas para que entrara a la sala de reuniones. La situación marcó otro momento fundamental y miles de horas estratégicas de crecimiento; pasó de ser un simple videógrafo a ser parte de un equipo de narradores.

El jefe del departamento global se volteó y le preguntó a su equipo, “¿Han visto el video de bodas en Venecia?”." Lo habían hecho. "“¿Vieron el otro en India con ese vestido de novia?”." Todos los ejecutivos en esa habitación del último piso habían visto el porfolio completo de Simeon por su propia voluntad. El hombre volteó nuevamente hacia Simeon y le preguntó, “¿Puedes hacer eso para nuestra empresa?”."

Simeon podía… y lo hizo. Al hacerlo, dobló en la esquina de un largo camino hacia su sueño. El momento validó los años de confianza que había puesto en su propia visión y en sus socios, como G-Technology®, y confirmó el mapa del éxito que había trazado cuidadosamente.

El comienzo

La historia de inicio de Simeon comenzó a los 15 años en una clase de estudios empresariales, donde estuvo a cargo del diseño y del marketing para una empresa que se había creado recientemente y que continuó incluso en sus años de universidad. La graduación de la escuela secundaria vino junto con una oferta para crear una agencia de diseño web que, a su vez, lo llevó a desarrollar un proveedor de servicios de Internet. Pese al crecimiento de su competencia técnica, su corazón permanecía con el marketing y las marcas comerciales, hasta que todo se detuvo en la recesión tecnológica posterior al año 2000.

"“Volví a mi habitación de la casa de mis padres para dedicarme al diseño gráfico y web”, recuerda Simeon. "Todo transcurrió… lento. Al final, miré mi computadora Mac y pensé, “¿Qué más puede hacer una Mac?”. Bueno, puede editar videos, ¿no es así? Entonces, como un completo lunático, fui y compré una Canon XL1 y el software Final Cut Pro."

Tras meses de aprendizaje autodirigido, Simeon consiguió su primer cliente para un video empresarial pequeño y quedó encantado. Parecía que todo estaba tomando forma. Y luego, por 100 razones insignificantes y por nada en particular, su trabajo se desvaneció.

Con tiempo de sobra para pensar y planificar, Simeon se dio cuenta que disfrutaba filmar bodas, aun cuando el típico trabajito de las bodas no generara suficiente ganancia para cubrir sus gastos. ¿Pero si tuviera dos negocios que funcionaran fuera de la oficina de su casa? Ni bien unos trabajos de diseño se materializaron y le proporcionaron el capital que tanto necesitaba, Simeon decidió invertir el dinero en el desarrollo de una segunda fuente de ingresos como una videocámara para las bodas. Mientras sus amigos todavía se esforzaban en la universidad, el joven Simeon tenía dos negocios funcionando y estaba decidido a resolver todo sobre la marcha.

Simeon arrodillado
Simeon con la cámara
Simeon, cielo
Simeon, horizonte

La historia y la especialización

Luego de dedicarse varios años al diseño empresarial, Simeon conocía el calibre de creatividad y calidad de producción que esperaban los compradores profesionales. Por otro lado, creía que, en general, los creativos no llevaban este calibre de trabajo al negocio de las bodas. Decidió enfocarse no solo en dominar la parte técnica, sino también en la emoción y el drama de sus escenarios. No fue ninguna sorpresa que la parte de los videos relativa a sus negocios floreciera.

Simeon trajo a un editor de tiempo completo y luego, finalmente, cedió a los pedidos constantes de los clientes y comenzó a introducirse en la fotografía fija. Una vez más, no estaba seguro con exactitud de lo que estaba haciendo, pero sabía lo que quería. Cada vez que se paraba a ver y a admirar un cartel publicitario, pensaba, “Quiero que mis imágenes se vean así”. ¿Por qué no?" Luego, más adelante, comenzó a aprender o a perfeccionar otro elemento de su trabajo; todo el tiempo en búsqueda de la estrategia correcta que lo ayudaría a sobresalir y a destacarse.

"“Decidí enfocarme en un área muy específica del negocio: las bodas indias”, señaló Simeon. "Comprendía a quién le estaba vendiendo, el producto que estaba creando y cómo agitar ese negocio. Sin embargo, incluso desde el comienzo con las bodas, mi meta era traspasar la industria, dejar mi huella y, luego, seguir adelante con mi objetivo final: trabajar para empresas. Las bodas solo eran un peldaño del lugar que pretendía alcanzar."

¿Por qué bodas indias? En parte la decisión fue por una cuestión financiera. Las familias indias suelen contratar tres sesiones en lugar de una sola debido a varios aspectos relativos al evento. Aún más importante, en las bodas indias abundan los colores vibrantes y una gama completa de emociones, desde el júbilo al amanecer hasta los sollozos de suspenso en el momento en que la novia debe decidir si abandona a sus padres. Para Simeon, el drama era como meterse en una zona de batalla de otro mundo oportuna para el periodismo. Las bodas indias proporcionaban un negocio lucrativo y especializado que los creativos de la clase profesional consideraban indigno. En un ámbito más grande, Simeon no era nadie. En el mundo específico de las bodas indias, su talento y perspicacia lo convertían en una estrella.

La clave invisible del éxito

Piensa en todas las imágenes de boda que has visto. El corte del pastel. Un primer plano de los dedos anulares de los novios con los anillos. La novia tirando el ramo. Todas son obligatorias, pero a su vez totalmente comunes. Para un fotógrafo y videógrafo de bodas, eso lleva a la mediocridad.

"“Nunca dejaría que los clientes de las bodas se sentaran a mirar álbumes de boda”, asegura Simeon. "No, yo tomo la historia y luego la cuento. Ese era el motivo por el que estaba reservando con éxito bodas a un precio mucho más alto que el promedio. Trataba de conocer todo lo que más podía de una pareja para poder crear una imagen que contara una historia. Había elementos temáticos entretejidos ahí que la familia reconocería y entendería. Me refiero a que las personas ya conocen el resultado final de toda boda, por lo que sin una historia ¿cómo puedes mantener su interés?"

Simeon capturó esas historias a través de la confianza. Las parejas le confiaban detalles impactantes, como la manera en la que una de ellas se había estado viendo durante diez años, aunque sus padres creían que solo se conocían hacía un año. En las imágenes de Simeon, aparecían familias multimillonarias y listas de invitados que incluían a primeros ministros. La cantidad de presión que implicaban estos trabajos podía llegar a ser extraordinaria, ya que no hay segundas oportunidades. Simeon se preocupa por todos sus trabajos, y por una buena razón, ya que cualquier inconveniente con la calidad y la seguridad de sus archivos podría significar el final de su carrera.

"“He tenido malas experiencias con los discos duros”, señala. "A veces he tenido que enviar a reparar los dispositivos, lo que cuesta mucho dinero y tiempo. Una vez tuvimos una ola de calor. Estábamos trabajando con más de 30 grados de calor dentro de una oficina sin ventanas ni aire acondicionado. Nuestro disco duro dejó de funcionar. Corrí a casa, agarré la copia de seguridad externa y la conecté. No sabíamos que se debía al calor. Así que el segundo disco duro dejó de funcionar… y ahí perdimos nuestra copia de seguridad. Ahora, para no tener sorpresas, cuento con oficinas equipadas con aire acondicionado y utilizo discos G-Technology con refrigeración mejorada."

Los problemas con otras marcas condujeron a Simeon a G-Technology. Dentro de su colección, tiene más de una docena de unidades G-DRIVE® y G-RAID® que van desde 1 TB a 4 TB, varios G-DRIVE portátiles, múltiples Evolution Series G-DRIVE de 1 TB y 2 TB junto con un G-DOCK ev®, y su último tesoro, un G-SPEED® Studio XL. Simeon rara vez borra algo, así que la rápida administración de los activos con DiskCatalogMaker ayuda a mantener los archivos administrados y siempre al alcance de la mano.

Los discos G-Technology intervienen a lo largo de las distintas etapas del flujo de trabajo de Simeon, desde el duplicado después de la captura hasta el archivado a largo plazo. Desde luego, se realiza una copia de seguridad de todo. En particular, los clientes de las bodas suelen reaparecer meses o años después para pedir archivos o ediciones adicionales. Simeon teme encontrarse con un día en que la confianza de sus clientes pueda ser traicionada. Precisamente, esta es la razón por la que se asoció con G-Technology, la marca en la que confía en cuanto al almacenamiento por encima de todas las demás.

"“Por el momento mi reputación es clave, pero también es frágil”, reflexiona Simeon. "Al ser consciente de que no soy perfecto, hago todo lo que puedo para asegurarme de que nos encontremos lo más protegidos y seguros posible. Los bancos lo llaman “resiliencia”. ¿Su equipo tiene resiliencia? ¿Es un hombre de negocios resiliente? ¿Puede manejar cierta cantidad de fallas? Gracias al almacenamiento de G-Technology, estamos en la mejor posición posible dentro de las razones económicas, ya que los clientes que quiero esperan que no recorte presupuesto en los lugares incorrectos."

En la actualidad, Simeon dirige su empresa VIVIDA que sigue la misma línea que él mismo comenzó varios años atrás. Por dentro, sigue siendo ese niño que miraba los carteles publicitarios y se preguntaba, “¿Por qué no puedo hacer eso?”." Solo ahora, gracias a la determinación, la integridad, el talento y la elección inteligente de socios, ha progresado mucho más allá de los carteles publicitarios. En el último piso de la oficina central de Barclays, Simeon le prometió a las personas a las que siempre había querido ayudar que podía cumplir con el trabajo. Y lo hizo. Además, con empresas como G-Technology que lo ayudan a progresar y a evolucionar mientras sus habilidades incrementan, uno no puede evitar preguntarse si el gran salto de las bodas al piso 32 solo se trata de un salto corto comparado con dónde llegará luego.

Los miembros de G-Team son líderes en sus respectivos campos, quienes utilizan los productos G-Technology en sus vidas laborales diarias. Se compensa a los miembros de G-Team por su participación.

Los discos duros externos de G‐Technology funcionan como un elemento de una estrategia general de copia de seguridad. Se recomienda que los usuarios tengan dos o más copias de sus archivos más importantes guardadas o almacenadas en dispositivos diferentes o en servicios en línea.

Más embajadores de G-TEAM